La utilización de la Red Pública de Albergues de Peregrinos es gratuita, y está regulada por una normativa que los destina primeramente a los peregrinos que realizan el Camino a pie y secundariamente a los que lo hacen a caballo y en bicicleta.

Aunque los albergues son gratuitos, lo normal es dejar un donativo que se destinará a gastos de mantenimiento y limpieza. Por otra parte, no se realiza ningún tipo de reserva, las plazas se cubren por estricto orden de llegada y la estancia es por una sola noche.

A partir del Año Santo de 1993, se multiplicaron los albergues privados, por lo que a los albergues de la Red de Peregrinos se sumaron otros institucionales y de gestión privada que tienen un precio estipulado, normalmente entre 3 y 6 euros.

En todo caso, el peregrino y cuantos se acercan al Camino de Santiago, disponen de otras alternativas de descanso. Diversos centros religiosos y municipales atienden también al peregrino y en los últimos años también han surgido a lo largo de las distintas rutas una moderna y variada red de hoteles y casas de turismo rural que diversifica los servicios y atractivos del Camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>