El Camino de Santiago es una peregrinación que se lleva realizando varios siglos, desde que se conoce que los restos del apóstol Santiago de Compostela se encuentran enterrados bajo la catedral de la ciudad compostelana.

lugares de peregrinación diferentes a Santiago

Hay lugares donde la peregrinación muy importantes: Jerusalén, Roma, Caravaca de la Cruz y Santo Toribio de Liébana son los otros lugares santos en los que las peregrinaciones están reconocidas por el catolicismo y disponen de Jubileo.

vaticano centro de pregrinación mundial

El Jubileo o Año Santo es un tiempo en el que la Iglesia Católica concede recompensas o gracias espirituales a los fieles acorde a lo que dice la Biblia. Las condiciones para ganar el jubileo en Santiago de Compostela son visitar la tumba donde se guardan los restos del apóstol, rezar alguna oración y recibir los sacramentos de la penitencia y de la comunión.

Aún así, existen otros lugares santos en los que las pregrinaciones acuden cada vez en un número más voluminoso, a pesar de que en estos casos la Iglesia no los reconoce como tal. Se trata por ejemplo de Lourdes, Fátima o Megjngorje, situado en Bosnia-Herzegovina, lugar de supuestas apariciones de la Virgen.

Jerusalén, la Ciudad Santa por autonomasia fue la cuna de las peregrinaciones. Todo comenzó cuando Elena, madre del emperador Constantino peregrinó hacia dicha ciudad y ordenó reconstruir todos los templos anteriormente destruidos.

La aparición de los musulmanes en la Ciudad Santa cambió el rumbo de las peregrinaciones. Desde época de las Cruzadas el número de personas que visitan los Santos Lugares descendió notablemente.

Tres lugares santos en España

Las peregrinaciones a Roma datan del año 900 cuando el arzobispo de Canterbury, Sigerico el Serio viajó hasta la capital italiana para recibir el palio episcopal de manos del Papa Juan XV.

Todas las rutas que llevaban hacia la ciudad romana confluían en la Vía Francígena que entraba en Italia por Pavía, cruzaba el paso de Cisa en los Apeninos, seguía hacia Lucca, Siena y Viterbo, que fue sede papal y alcanzaba Roma.

Por su parte, Caravaca de la Cruz, en Murcia, debe su fama a que cuenta con una astilla de la Cruz en la que fue crucificado Jesucristo. Fue robada en el año 1931, pero el Papa Pío XII concedió al pueblo murciano dos astillas que Santa Elena trajo de Jerusalén a Roma en el s. IV.

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana, en Cantabria, es otro lugar mítico para el cristianismo. Allí se conserva el trozo más grande de la Cruz de Cristo. Recientes estudios confirman que la madera es la de un árbol que crece en Palestina y data su fecha de hace 2.000 años aproximadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>