Según la tradición cristiana, el “Santo Grial” es el cáliz en el que Jesucristo celebró la Ultima Cena. En torno a él, se ha ido creando una leyenda que tuvo mucha importancia en la Edad Media y que está relacionada con el Ciclo Artúrico.

Entre los más importantes están los escritos de Wolfram de Eschenbeck y su héroe Parzival. Tomando como base este poema, Wagner compuso su drama lírico “Parsifal” en 1882. Parsifal, el mismo protagonista con distinto nombre, es un joven elegido por Dios, quien, gracias a su pureza, triunfa en todos los obstáculos y resiste todas las pruebas y tentaciones hasta llegar a poseer el Santo Grial en el tabernáculo de Montsalvat; y ahí se conecta el mito astúrico con la tradición jacobea.

Warner sitúa el famoso templo de Montsalvat en las montañas septentrionales de la España gótica, pero, ¿dónde exactamente? Como las referencias geográficos del Wolfram son escasas, unos creen que Montsalvat designa los Pirineos, mientras que otros muchos han opinado que el autor medieval se refería a un monte de Galicia, seguramente O Cebreiro.

Subida al Alto do Cebreiro

El “Santo Grial” de O Cebreiro

Sería entonces el Santo Grial el famoso cáliz que la iglesia de Santa María de O Cebreiro custodia, y al que se le atribuye el milagro de haber convertido el vino en sangre; o sería todo una terminología mística que alude a que este paso de montaña que marca el tránsito del Camino de Santiago a tierras gallegas anuncia que el hombre comienza a conocer su divinidad que le sería revelada al entrar a través del Pórtico de la Gloria al anunciado Paraíso que es la propia catedral…?

Se aceptan sugerencias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>